7/2/08

Camarón de la Isla: el hombre del cigarro apagado

caos capa osposopo
es el hombre de la mancha, el que se alumbra con la luz del cigarro
el que vio el molino,ahí va… ¿no ves?es el hombre que perdió el camino.
Arde el gigante contra la luz de la aurora, siendo un hombre
nada más que un hombre
en un mundo donde se confunden molinos con gigantes
y cuando canta, hay en el aire algo rotundo
que él trae y que todos quieren pero nadie
o muy pocos, pueden tener
caos capa osposopo
es el hombre que perdió el camino

señoras y señores, sepan ustedes
que la flor de la noche
pa’ quien la merece,

el que cruza con un gemido la lengua rota del viejo
yendo por el sueño hundido hasta los cabellos.
Dicen que la muerte le vistió de encajes y azahares
y que hasta ella le lloró
(bendito seas por no ser santo, que los santos están en el cielo
y en tu panteón de salinas sabe Dios incluso
que a veces, vivir es tan chungo como moler sal con las manos)
caos capa osposopo.
Canta el hombre de la mancha, apretando su quijada
canta la presa de chacal
canta el hombre del cigarro apagado, cierra los puños y canta
canta viendo venir la borrasca o la mañana radiante
y al cantar ya no es niño ni hombre, es sólo cante.
Arde el gigante en la sombra del crepúsculo, siendo hombre
nada más que hombre en un mundo
donde ya nadie piensa que sea hombre, sino gigante(pero no es más que un hombre con el cigarro apagado)

yo tiro un tiro al aire
cayó en la arena
confianza en el hombre prima,
nunca la tengas

y mientras canta, el hombre de la mancha sabe
que la orilla oscura existe, pero nadie quiere pisarla
y que él canta como canta porque la ha estado pisando

viviré,
mientras el alma me suene
y aquí estoy
pa’ morir,
cuando me llegue,

de un trago, hasta el fondo
Camarón.

José Monje Cruz, Camarón de la Isla (1950-1992) In memoriam.