2/4/10

Albert Camus: Sísifo



Si el hombre reconociera que también el universo puede amar y sufrir, se reconciliaría. Si el pensamiento descubriera en los cambiantes espejos de los fenómenos unas relaciones eternas que pudiesen resumirlos y resumirse ellas mismas en un principio único, cabría hablar de una felicidad espiritual de la que el mito de los bienaventurados no sería sino un ridículo remedo.

Hasta aquí, Camus se sitúa en el territorio de la poesía; aunque vencido por su vena intelectual, continúa:

Esta nostalgia de unidad, este apetito absoluto ilustra el movimiento esencial del drama humano. Pero que esa nostalgia sea un hecho no implica que deba ser mitigada de inmediato. Porque si, franqueando la sima que separa el deseo de la conquista, afirmamos con Parménides la realidad del Uno (sea cual sea), incurrimos en la ridícula contradicción de una mente que afirma la unidad total y prueba con su misma afirmación su propia diferencia y la diversidad que pretendía resolver. Este otro círculo vicioso basta para ahogar nuestras esperanzas.

Sin embargo, ¿cómo podrá conectar Camus con la frecuencia poética, de otro modo que no sea por el camino de la reconciliación?

La perplejidad de Sísifo.

4 comentarios:

Estrella dijo...

Acerca de Camus, creo que su visión es racional. En el mito de Sísifo roza la idea del vacío budista, pero lo hace desde lo racional, de ahí que tropiece siempre con el muro del absurdo. El vacío existe, efectivamente, solo que si consigues sintonizar con el espíritu no hay sensación de absurdo, porque en esa región todo es posible. Siempre que lo captes a través de la mente, puede ser destructivo, pero claro, sabemos que lo destructivo puede ser sublimado por la poesía. Una poesía como por ejemplo la de Baudelaire, pero no una como la de Juan de la Cruz. Camus sintonizó mal, y hay quienes creen que deberían haberle crucificarlo por ese libro. Vaya, que es broma-

Saludos tántricos
Ekunama

R.A.B dijo...

Le has dado, Estrella, gracias. Ciertamente, el enfoque de Camus es racional, aunque tu afirmación de que el vacío "exista" lo justifica... jeje, es que me ha hecho gracia eso. El vacío existe, qué duda cabe, pero el corazón no lo percibe como tal, ya que el vacío es el corazón mismo. Sólo que no lo sufre, y la razón de Camus sí. ¿Llena la poesía el vacío de Camus?¿Será la poesía un apéndice intelectual del vacío?
Uyuyuyuy...
Gracias, una vez más, por entrar, y bienvenida al Kosmo.
ah, y por cierto: no puedo estar de acuerdo en que a Camus debías haberlo crucificado, ni en broma. El vacío también se lo merece :)

jcaguirre dijo...

El racionalismo de Camus no se sostiene ya que es fácilmente rebatible. La unidad es enlace y no liquida las diferencias sino que las integra... Por lo demás cualquier diferencia es finita con lo que es impermanente de por sí...

Con todo eso de la Unidad nada tiene que ver con las objeciones racionales de Camus ni tampoco con rebatir racionalmente las objeciones racionales de Camus...

Roxana dijo...

Carlos, creo que hablamos de lo mismo.