19/2/15

Kirikú y la bruja


"KIRIKÚ Y LA BRUJA" (1998)- Hacia el ego empoderado from arcoirisdan on Vimeo.

Muchas veces criticamos desde el victimismo a aquello que estamos atados en lugar de desatarnos, lo hacemos porque una parte nuestra se alimenta de ello: es el efecto cordón umbilical. Mientras nos alimentemos emocionalmente o económicamente de aquello que no aceptamos, estaremos unidos a nuestra fuente de amargura. 
Para poder cortar el "cordón" es necesario que antes encontremos el "alimento" por nuestros propios medios, que en vez de estar enclaustrados en el vientre que nos da "cobijo" seamos capaces de darnos a luz, es decir, de iniciar el camino de nacer a nosotros mismos. Hay un proceso natural para el parto: ir creciendo hasta que ya no quepamos en el útero de nuestra madre. Con esta metáfora queda claro que el cortar el "cordón" en ningún momento es ir en contra de lo que nos mantiene atados, sino que se trata simplemente de hacer un camino de crecimiento personal, cambiando nuestros nutrientes mentales y emocionales en el sentido de educarnos a nosotros mismos, más allá del paternalismo y del maternalismo.
 

Carlos Gonzalez. La danza de la vida